David, español de 42 años

Le horroriza que alguien muerda una toalla

Hacer que David se retuerza de asco es tan fácil como coger una toalla de baño y, como que no quiere la cosa, mordisquearla. A saber por qué alguien querría hacer algo así, pero según David pasa demasiado a menudo y, en su opinión al menos, es la cosa más asquerosa del mundo.

“No hace falta que ocurra delante de mi, verlo en una peli ya me da dentera”, dice David, de 42 años. “Supongo que es algo que los nanos hacen continuamente, aunque creo que a un bebé se lo puedo permitir, y a partir de cierta edad, ya no. ¿Será porque los bebés no tienen dientes?”

David le prohíbe a su hija llevarse toallas cerca de la boca, aunque hace hincapié en que de todas formas ella no soportaría la sensación, porque “tiene mis genes” al fin y al cabo.

“No hace falta que ocurra delante de mi, verlo en una peli ya me da dentera”.

¿Llegaría incluso a quitarle la toalla a alguien de la boca para parar el horror? “Sí, claro, y le ahogaría con la toalla, qué violenta, no” dice David riéndose. “Tampoco tengo ninguna animadversión hacia la persona que esta chupando la toalla. No creo una antipatía ya para toda la vida, le hago una foto, la añado a un muro que tengo en casa con las caras de todos y algún día me los voy a cargar a todos. La reacción, básicamente, es que se me pone la piel de gallina”.

Y no solo es cosa de toallas. A David le parece raro también que alguien muerda cualquier otra cosa de un tejido similar al de una toalla. “La toalla sería lo mas básico, pero bueno sí, si alguien muerde algún tipo de tela… es que no se cómo explicarlo. Por ejemplo, una chaqueta de toalla, o sea, un albornoz, sí; pero si muerdes una chaqueta vaquera, no. Tiene que ver con el material, y ¡que no es agradable meterse eso en la boca!”.

Grabamos esta entrevista en el bar que lleva David, y justo a nuestro lado un amigo comenta:“David, ahora van a empezar a venir los clientes con la toalla en la boca”. David no puede ni contestar ante tal despropósito.

+ + +